Advancing Sexual and Reproductive Health and Rights
 
media center

Transcripción: Aborto en los Estados Unidos



http://www.youtube.com/watch?v=06Pq9IVf7Ug&feature=player_embedded

¿Quiénes son las mujeres que tienen abortos en los Estados Unidos? Te sorprenderá saberlo

Casi una de cada 3 mujeres en los Estados Unidos tendrá un aborto antes de los 45 años.

Son mujeres de todos tipos. Son mujeres que tú conoces.

La mayoría de las mujeres que tienen un aborto tienen entre 20 y 30 años. Mucha gente cree erróneamente que las adolescentes son el grupo con mayor probabilidad de tener un aborto. Sin embargo, las adolescentes representan menos de 2 de cada 10 abortos. Y la mayoría de esas adolescentes tienen 18 y 19 años.

6 de cada 10 mujeres que tienen un aborto ya tienen un hijo y muchas tienen dos o más. Ellas saben lo que es ser madre, y en general afirman que la necesidad de cuidar a sus hijos es la razón principal para no tener otro hijo en ese momento.

3 de cada 4 mujeres que tienen un aborto se describen a sí mismas como pertenecientes a una religión. El nivel de aborto entre las mujeres católicas es prácticamente igual al nivel entre las mujeres en general.

En la última década, el aborto se ha concentrado cada vez más entre las mujeres de bajos recursos. En 2008, más de 4 de cada 10 mujeres que tuvieron un aborto tenían ingresos por debajo del nivel de pobreza federal. Esto representa un gran aumento respecto a la década pasada.

Las mujeres blancas representan uno de cada 3 abortos, es decir, más que cualquier otro grupo. Sin embargo, las mujeres hispanas y afroamericanas tienen una probabilidad desproporcionadamente mayor de tener un aborto. La razón es que estas mujeres tienen niveles de embarazo no planeado mucho más altos.

Estas tendencias reflejan grandes desigualdades en otras áreas. Por ejemplo, en el acceso suficiente a métodos anticonceptivos y a servicios de salud de calidad y a buen precio. O en el acceso a oportunidades educativas y a buenos trabajos.

Estas grandes desigualdades sociales y económicas deben ser enfrentadas. Pero como mínimo, los anticonceptivos deberían ser fáciles de conseguir y usar por todo el mundo. Y la educación sexual integral debería estar disponible a todos los adolescentes.

Aunque la prevención es clave, siempre habrá mujeres que necesiten recurrir al aborto. Por esa razón, el aborto es un servicio de salud básico para las mujeres, y debería estar cubierto por los planes de seguro privado, así como por los programas de seguro público, como Medicaid.

Incluir el aborto en la cobertura de Medicaid es fundamental para ayudar a que las mujeres más pobres y vulnerables puedan pagar el procedimiento.

Cualquier mujer que necesite un aborto debería poder tenerlo en condiciones seguras y con dignidad.