Pages 79

Consistency of Self-Reports of Sexual Activity Among Young Adolescents in Jamaica

Contexto: La conducta sexual de los adolescentes es un importante tema en los países en desarrollo; dicha conducta es objeto de muchos programas que se esfuerzan por reducir el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual. No obstante, no se ha examinado con detenimiento la exactitud de los datos suministrados por los jóvenes acerca de su actividad sexual.

Métodos: Se utilizaron datos de un estudio longitudinal de tres etapas realizado entre 698 jóvenes adolescentes de Jamaica, para examinar la coherencia de los datos aportados con respecto a su primera relación sexual. Se les solicitó que respondieran a preguntas múltiples acerca de su primera relación sexual en cada una de las etapas de la encuesta, y estas preguntas se repitieron en las etapas subsiguientes. Se realizó un análisis de regresión logística de multivariables para examinar los factores que influyeron en forma independiente la probabilidad de que los adolescentes hubieran aportado datos incoherentes con respecto a su experiencia sexual.

Resultados: En cada una de las etapas, la gran mayoría de los entrevistados (95-100%) respondieron en forma coherente con respecto a su experiencia sexual. Sin embargo, cuando se examinaron los puntos de coincidencia entre las diferentes etapas, el 37% de los entrevistados—el 12% de las jóvenes y el 65% de los varones—respondieron en forma incoherente. El análisis de regresión logística de multivariables indicó que los varones eran casi 14 veces más proclives que las mujeres jóvenes a relatar su experiencia sexual en forma incoherente.

Conclusiones: La tendencia generalizada a responder en forma incoherente acerca de su experiencia sexual, especialmente entre los varones, destaca las limitaciones que presenta el método de utilizar datos suministrados por los propios entrevistados para saber cuáles son los adolescentes sexualmente activos y para cuantificar su actividad sexual. También puede resultar problemático utilizar estos datos para evaluar el impacto de las intervenciones destinadas a postergar la primera relación sexual.

Acknowledgment

Elizabeth Eggleston is senior technical advisor, Population Leadership Program, U.S. Agency for International Development (USAID)/Paraguay. At the time this article was written, she was senior research associate, Family Health International, Research Triangle Park, NC, USA. Joan Leitch is senior programming consultant, Mona Information Systems Unit, University of the West Indies, Kingston, Jamaica. Jean Jackson is research consultant, Fertility Management Unit, University of the West Indies, Kingston, Jamaica. The authors thank Hugh Wynter, Jean Munroe, Amy Lee and Pamela McNeil for their assistance and support during the study implementation. The authors also thank Barbara Janowitz and Cynthia Waszak for suggesting improvements to this article. Funding for the study on which this article was based was provided by USAID through the Women's Studies Project, Family Health International.

Disclaimer
The views expressed in this publication do not necessarily reflect those of the Guttmacher Institute.

International Perspectives on Sexual and Reproductive Health