Pages 14 - 21

Social Desirability Bias in Sexual Behavior Reporting: Evidence from an Interview Mode Experiment in Rural Malawi

Contexto

El sesgo de deseabilidad social (lo que se considera como socialmente deseable) es problemático para los estudios que dependen de datos autoreportados sobre la conducta sexual. Cuando las normas de género establecen expectativas diferentes acerca del comportamiento socialmente aceptable para hombres y mujeres, estos se enfrentan a presiones diferentes a la hora de informar sobre ciertos resultados, lo que puede distorsionar la valoración de riesgos relacionados con el VIH y las ITS.

Métodos

En 2009, y durante la tercera ronda del Estudio de Escolaridad y Adolescencia en Malaui, se recolectaron datos sobre relaciones y conducta sexual entre 1.750 hombres y mujeres de edades comprendidas entre los 16 y los 18 años que no se habían casado. Los datos se recolectaron por medio de auto-entrevistas asistidas por computadora (audio-CASI). Un grupo de comparación compuesto por 311 jóvenes completó un cuestionario idéntico en entrevistas cara a cara. Para analizar si el tipo de entrevista pudo haber influido en los datos aportados por las personas participantes sobre conductas sensibles, se compararon los informes sobre experiencias sexuales de los dos grupos. Por medio del análisis de regresión logística múltiple, se identificaron las asociaciones entre el modo de entrevista y los informes sobre estas conductas, agrupados por género.

Resultados

Según los modelos de regresión ajustados, los hombres mostraron una probabilidad menor de informar sobre una compañera sentimental en audio-CASI que en las entrevistas personales (cociente de probabilidades, 0,4), y una probabilidad mayor de informar sobre relaciones sexuales con un familiar o maestro (3,5). Para las mujeres, los informes sobre compañeros sentimentales o relaciones sexuales no difirieron según los modos de entrevista. Una pequeña proporción de mujeres reportó haber tenido alguna vez relaciones sexuales con un familiar o maestro en audio-CASI, pero ninguna lo hizo en las entrevistas personales.

Conclusiones

El método usado para obtener datos sobre relaciones y conducta sexual puede influir en la prevalencia reportada para algunas conductas clave, en particular entre hombres. Se necesita investigación adicional para mejorar los métodos para la recolección de datos sensibles.

Authors' Affiliations

Christine A. Kelly is staff associate, Erica Soler- Hampejsek is associate and Barbara S. Mensch is senior associate—all with the Population Council, New York. Paul C. Hewett is senior associate, Population Council, Lusaka, Zambia.

Acknowledgment

This research was supported by grant R01-HD047764 from the Eunice K. Shriver National Institute of Child Health and Human Development and by The William and Flora Hewlett Foundation. The authors thank Patrick Makhuva, Baxter Nyirenda, and all the interviewers and supervisors in Malawi for their assistance with data collection. They also thank Joseph Chimombo for his guidance and Barbara Miller for her contributions to this project. The opinions expressed herein are those of the authors and do not necessarily reflect the views of the funding institutions.

Disclaimer
The views expressed in this publication do not necessarily reflect those of the Guttmacher Institute.

International Perspectives on Sexual and Reproductive Health