|
Comment

Estimaciones del impacto potencial de la pandemia COVID-19 en la salud sexual y reproductiva en países de ingreso bajo y mediano

Taylor Riley, Guttmacher Institute Elizabeth A. Sully, Guttmacher Institute Zara Ahmed, Guttmacher Institute Ann Biddlecom, Guttmacher Institute

First published online:

Abstract / Summary

El nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) que causa la COVID-19 se ha propagado rápidamente desde que surgió a fines de 2019, lo que motivó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar la enfermedad como una pandemia mundial el 11 de marzo de 2020. Los gobiernos de todo el mundo han tenido que adaptarse rápidamente y responder para frenar la transmisión del virus y brindar atención médica a las muchas personas infectadas. La presión que impone el brote en los sistemas de salud sin duda afectará la salud sexual y reproductiva de las personas que viven en países de ingreso bajo y mediano (PIBM); sin embargo, la salud sexual y reproductiva también se verá afectada por las respuestas sociales a la pandemia, como los cierres locales o nacionales que obligan a cerrar los servicios de salud si no se consideran esenciales, así como las consecuencias del distanciamiento físico, las restricciones de viaje y la disminución del ritmo de la economía.

Disponible únicamente en formato pdf

Author's Affiliations

Taylor Riley es investigadora asociada sénior, Elizabeth Sully es científica investigadora sénior, Zara Ahmed es directora asociada de asuntos federales y Ann Biddlecom es directora de investigación internacional —todas en el Instituto Guttmacher, Nueva York.

Acknowledgment

Este comentario se publica como parte del proyecto Haciendo Cuentas, apoyado por UK Aid del gobierno del Reino Unido y subvenciones de la Fundación Bill y Melinda Gates, el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos y la Fundación del Fondo de Inversión de la Niñez. Los hallazgos y conclusiones aquí contenidos son los de los autores y no reflejan necesariamente las posiciones o políticas de los donantes.

Disclaimer

The views expressed in this publication do not necessarily reflect those of the Guttmacher Institute.