Patrones y tendencias en el uso y discontinuación de anticonceptivos por adolescentes en países en desarrollo y comparaciones conmujeres adultas

Contexto

Las decisiones que toman las mujeres y los hombres jóvenes en cuanto a su reproducción, tienen un enorme impacto en su salud, escolaridad, perspectivas de empleo y su transición a la vida adulta en general. Dado que la más grande cohorte de jóvenes en la historia está entrando en sus años reproductivos, su conducta reproductiva determinará el crecimiento y tamaño de la población mundial en las décadas por venir.

Métodos

Se utilizó datos de Encuestas Demográficas y de Salud de más de 40 países, para examinar las proporciones de mujeres de 15–19 años de edad que estaban casadas; o que, no estando casadas, eran sexualmente activas; y sus tasas de adopción, uso y descontinuación de anticonceptivos, cambio de método y falla de anticonceptivos. También se examinó las tendencias en estos indicadores, y se realizó comparaciones con mujeres de mayor edad.

Resultados

En muchos países, la proporción de mujeres adolescentes que usan anticonceptivos aumentó sustancialmente en las últimas dos décadas; la prevalencia del uso anticonceptivo aumentó más rápido en las adolescentes que en mujeres de mayor edad. Una mayor proporción de adolescentes que de mujeres de mayor edad descontinuaron el uso anticonceptivo en un lapso de un año o tuvieron una falla de su método.

Conclusiones

El uso de anticonceptivos en adolescentes está creciendo y, comparado con su uso por personas adultas, está caracterizado por períodos más cortos de uso consistente, con más fallas de los anticonceptivos y con más interrupciones por otras razones. Es probable que crezca el uso de anticonceptivos a través de los años reproductivos, impulsado por el crecimiento en el número de jóvenes. Puede esperarse que una demanda expandida de suministros, servicios e información de anticoncepción ponga a prueba el grado de preparación, capacidad y recursos de los programas y prestadores de planificación familiar existentes.

Authors' Affiliations

Ann K. Blanc is director, Maternal Health Task Force, EngenderHealth, New York. Amy O. Tsui is director, Bill and Melinda Gates Institute for Population and Reproductive Health, and Jamie L. Trevitt is a doctoral candidate, both with Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore, MD, USA. Trevor N. Croft is vice president, Blancroft Research International, Columbia, MD.

Acknowledgment

This study received partial support from the Bill and Melinda Gates Institute for Population and Reproductive Health, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health. The authors appreciate research assistance from Marissa Pine Yeakey.

Disclaimer
The views expressed in this publication do not necessarily reflect those of the Guttmacher Institute.

International Perspectives on Sexual and Reproductive Health

Support Our Work

Your support enables the Guttmacher Institute to advance sexual and reproductive health and rights in the United States and globally through our interrelated program of high-quality research, evidence-based advocacy and strategic communications.