Puntos clave

• Los jóvenes guatemaltecos comienzan su actividad sexual antes que las jóvenes: un 83% de los hombres de 20 a 24 años tiene relaciones sexuales durante la adolescencia, en comparación con 58% de las mujeres jóvenes. El diferencial de género en la proporción de personas que tiene experiencia sexual antes de los 20 años de edad es más amplio en áreas urbanas y más reducido entre la juventud indígena. • Aunque cerca de cuatro de cada 10 mujeres y hombres de 15 a 24 años son sexualmente activos, si dicha actividad ocurre dentro o fuera de la unión difiere ampliamente según el género. Aproximadamente las mismas proporciones de hombres sexualmente activos son solteros y viven en unión, pero prácticamente todas las mujeres sexualmente activas viven en unión. • La mayoría de jóvenes sexualmente activos—cerca de siete de cada 10 mujeres y seis de cada 10 hombres—tiene relaciones sexuales sin utilizar algún método anticonceptivo, y por consiguiente están expuestos al riesgo de embarazo no planeado y a ITS. • La juventud guatemalteca está pobremente informada sobre el VIH/SIDA. Entre las personas que han oído hablar del VIH/SIDA, la mitad de los jóvenes y un tercio de las jóvenes mencionan espontáneamente el uso del condón como una forma de prevenir la transmisión del VIH. Las proporciones son extremadamente bajas entre la juventud indígena (10% de las mujeres y 28% de los hombres).