Satisfacer las necesidades de servicios anticonceptivos de las adolescentes es un objetivo fundamental de salud y desarrollo; asimismo, les ayuda a controlar si quedan o no embarazadas y tienen hijos, y cuándo lo hacen. Alrededor de la mitad de los embarazos en mujeres adolescentes (definidas como aquellas entre 15 y 19 años de edad) en las regiones en desarrollo son no planeados, y más de la mitad de estos embarazos terminan en abortos inducidos y con frecuencia inseguros.

  • En 2017, aproximadamente nueve de cada 10 mujeres adolescentes que usaban anticonceptivos modernos* en las regiones en desarrollo dependían de métodos de corta duración. Una de cada 10 usaba anticonceptivos reversibles de larga duración (long-acting, reversible contraceptives o métodos LARC, por sus siglas en inglés), aunque el uso varió por subregión. A medida que las mujeres adolescentes alcanzan un mayor nivel de escolaridad y retrasan cada vez más el inicio de la maternidad, existe el potencial de una mayor demanda de métodos anticonceptivos modernos, incluidos los LARC.
  • Esta hoja informativa presenta cuatro escenarios relativos al uso de anticonceptivos en adolescentes hasta 2030, año meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente. Estos escenarios destacan el posible impacto y los costos asociados con el aumento general en el uso de anticonceptivos entre las mujeres adolescentes y, específicamente, con un mayor uso de los LARC.
  • Los cuatro escenarios tienen en cuenta los cambios proyectados en el número de mujeres adolescentes, el número de mujeres casadas o que viven en unión consensual, y el número de mujeres adolescentes que usan métodos anticonceptivos modernos.

 

Adol contra use Escenarios (Sp box)
 

CRECIMIENTO FUTURO PROBABLE

  • Los escenarios 1 y 2 proyectan que el número de mujeres adolescentes usando anticonceptivos modernos en las regiones en desarrollo aumentaría de un valor estimado de 17.0 millones en 2020 a 18.3 millones en 2025 y a 19.8 millones en 2030.
  • En el escenario 1, la distribución de métodos modernos usados sería la misma que en 2017, y en las regiones en desarrollo habría 17.8 millones de adolescentes que usarían métodos de corta duración y 1.7 millones que usarían los LARC en 2030. Si el 20% de las mujeres adolescentes que usan métodos de corta duración eligieran, en su lugar, usar un LARC (escenario 2), las usuarias de LARC serían más de cinco millones en 2030.
  • Siguiendo estos escenarios, en 2030 alrededor del 57% de las mujeres adolescentes de las regiones en desarrollo tendrían satisfecha su necesidad de anticoncepción moderna: 52% en África, 59% en Asia y 67% en América Latina y el Caribe.
  • En el caso del escenario 1, el costo total anual de los servicios para los 19.8 millones proyectados de mujeres adolescentes que estarían usando anticonceptivos modernos en las regiones en desarrollo en 2030 sería de aproximadamente 310 millones de dólares estadounidenses (US$). El costo sería más bajo, de US$275 millones, en el supuesto del escenario 2 donde hay un mayor uso de LARC.
  • Para 2030, el escenario 1 daría como resultado un valor estimado de 7.1 millones de embarazos no planeados evitados por año. Debido a que los LARC son altamente efectivos, el escenario 2 resultaría en la prevención de 300,000 embarazos no planeados adicionales.
  • Aun con los niveles de crecimiento en el uso de métodos modernos proyectados en estos escenarios, casi 15 millones de mujeres adolescentes de las regiones en desarrollo tendrían una necesidad insatisfecha de anticoncepción moderna en 2030. Las mujeres con una necesidad insatisfecha de anticoncepción moderna son aquellas que desean evitar el embarazo pero no están usando un método anticonceptivo moderno.

 

Uso futuro de metodos (gráfico)
 

CRECIMIENTO ACELERADO

  • Los escenarios 3 y 4 suponen un crecimiento acelerado del uso de anticonceptivos modernos en las mujeres adolescentes de las regiones en desarrollo: el número de usuarias alcanzaría los 27.1 millones en 2030, 7.3 millones más que en los dos primeros escenarios.
  • La proporción de mujeres adolescentes de las regiones en desarrollo cuya necesidad de anticoncepción moderna sería satisfecha aumentaría a 79% en dichas regiones (76% en África, 80% en Asia, y 84% en América Latina y el Caribe).
  • En el caso del escenario 3, los servicios para 27.1 millones de usuarias de métodos modernos en 2030 costarían aproximadamente US$412 millones. El costo sería de U$365 millones bajo la suposición del escenario 4, de un mayor uso de LARC.
  • El escenario 3 evitaría unos 9.6 millones de embarazos no planeados, y el escenario 4 evitaría otros 400,000 embarazos más.

PASOS HACIA ADELANTE

  • Comprender las tendencias futuras del uso de anticonceptivos en adolescentes puede ayudar a los gobiernos para anticipar presiones sobre los presupuestos nacionales, a los donantes para planificar futuras inversiones, y a los responsables de las políticas y gerentes de programas para mantener sus respuestas al nivel de las necesidades cambiantes de las adolescentes.
  • Los servicios de anticoncepción deben estructurarse de tal manera para asegurar que las adolescentes puedan elegir de una manera libre e informada entre una amplia gama de opciones anticonceptivas, incluidos los altamente efectivos métodos LARC. También deben tener acceso a los servicios para remover estos métodos cuando lo deseen.
  • Los escenarios de uso futuro de anticonceptivos presentados aquí constituyen un caso sólido para invertir ahora en servicios anticonceptivos para adolescentes.