Puntos clave

• En 2012, hay en el mundo en desarrollo, según se estima, 645 millones de mujeres que usan métodos anticonceptivos modernos, es decir, 42 millones más que en 2008. Una mitad de ese aumento se debe al crecimiento demográfico.

• En el mundo en desarrollo, la proporción de mujeres casadas que usan anticonceptivos modernos cambió muy poco entre 2008 (56%) y 2012 (57%).

• La cantidad de mujeres con necesidad insatisfecha de anticonceptivos modernos llega en 2012 a 222 millones. Entre 2008 y 2012, esta cantidad disminuyó ligeramente en el mundo en desarrollo, pero aumentó en algunas subregiones, y también en los 69 países más pobres.

• En el mundo en desarrollo, los servicios anticonceptivos en 2012 costarán 4.000 millones de dólares. Para satisfacer completamente la actual necesidad de todas las mujeres del mundo en desarrollo en materia de anticonceptivos modernos se necesitarían 8.100 millones de dólares por año.

• En 2012, el uso de anticonceptivos modernos en el mundo en desarrollo prevendrá 218 millones> de embarazos no deseados, lo cual evitará, a su vez, 55 millones de alumbramientos no planificados, 138 millones de abortos inducidos (de ellos, 40 millones realizados en condiciones deficientes), 25 millones de abortos espontáneos y 118.000 defunciones maternas.

• Si se ofrecieran servicios a todas las mujeres de países en desarrollo que actualmente tienen necesidad insatisfecha de métodos anticonceptivos modernos se evitaría una cantidad adicional de 54 millones de embarazos no deseados, inclusive 21 millones de alumbramientos no planificados, y 26 millones de abortos inducidos (de los cuales, 16 millones se realizarían en malas condiciones) y siete millones de abortos espontáneos; así también se prevendrían 79.000 defunciones maternas y 1,1 millón de defunciones de lactantes.

• Es necesario prestar especial atención a las necesidades de anticonceptivos de grupos vulnerables, como las jóvenes, las mujeres pobres y las campesinas.

• Para mejorar los servicios a los usuarios actuales y satisfacer adecuadamente las necesidades de todas las mujeres que actualmente necesitan anticonceptivos modernos pero no los están utilizando, será necesario que los gobiernos y los demás interesados directos asuman mayores compromisos financieros, y que se introduzcan cambios en diversas leyes y políticas, y se subsanen otros factores relativos a la provisión de servicios que obstaculizan el acceso a los servicios anticonceptivos.