El embarazo no planeado y el aborto son experiencias compartidas por personas de todo el mundo, independientemente de la región, del nivel de ingresos del país o la situación legal del aborto. Embarazo no planeado y aborto en todo el mundo es un estudio del Guttmacher Institute y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tiene como objetivo proporcionar a las partes interesadas evidencias y conocimientos más profundos sobre las disparidades en la salud sexual y reproductiva en todos los países—es decir, los de ingreso bajo, mediano y alto.

En 2020, los investigadores utilizaron una metodología estadística para generar las primeras estimaciones comparables de la incidencia de embarazos no planeados y abortos a nivel de país. Estas estimaciones son esenciales para sustentar las decisiones nacionales sobre inversión en el acceso a la anticoncepción y a la atención integral del aborto, ya que las estimaciones a nivel de país pueden diferir sustancialmente de los promedios regionales que fueron los únicos datos disponibles hasta ahora. Este documento explicativo responde algunas preguntas previstas de los encargados de elaboración de políticas y los defensores sobre cómo interpretar y utilizar estas estimaciones por país basadas en modelos estadísticos.

¿Qué son las estimaciones basadas en modelos?

Nuestros resultados a nivel de país—es decir, las cifras y las tasas de embarazos no planeados y abortos, así como la proporción de esos embarazos que terminaron en aborto—, se denominan estimaciones basadas en modelos para diferenciar la información generada por el modelo de los datos y las estimaciones (de estadísticas oficiales, estudios y encuestas de cada país) que fundamentaron el modelo.

Este modelo se integra con base en todos los datos disponibles sobre intenciones de embarazo y aborto entre mujeres en edad reproductiva, recabados en 166 países y territorios. Aunque los modelos ofrecen un enfoque adicional para estimar los datos que son difíciles de recabar, no reemplazan la necesidad de sistemas y estudios sólidos de recolección de datos en cada país, los cuales proporcionan información más completa sobre la situación de salud sexual y reproductiva a nivel nacional, así como sobre la de grupos de población y en áreas específicas dentro de un país.

¿Qué datos se utilizaron para generar estas estimaciones?

Las estimaciones basadas en modelos se generan utilizando todos los datos disponibles de los estudios, encuestas y estadísticas oficiales de cada país, junto con información sobre las necesidades y el uso de anticonceptivos por estado de unión conyugal. El modelo estima de forma conjunta todas las posibles conclusiones de embarazo. Los datos clave para ingresar en el modelo son los números de nacidos vivos en cada uno de los 195 países o territorios, y los datos sobre el número de abortos y/o las proporciones de nacimientos que no fueron planeados (disponibles para 166 países). El modelo genera estimaciones por país para estos indicadores, teniendo en cuenta las interrelaciones entre sí. Publicamos las estimaciones nacionales para los 150 países que contaron con por lo menos algunos datos sobre el aborto y/o las proporciones de nacimientos que no fueron planeados. No publicamos las estimaciones de 45 países: los 29 para los cuales faltaban los datos sobre ambos indicadores (abortos y nacimientos no planeados); y los 16 que pertenecen a una agrupación (África del Norte y Medio Oriente) que carece de datos de aborto confiables. Debe notarse que se publican las estimaciones para un total de 150 países y territorios, pero que los promedios a nivel global, regional y subregional se basan sobre, y son representativas para, las poblaciones de los 195 países y territorios.

¿Cómo se producen estimaciones para países con datos poco confiables o limitados?

De los 166 países de los que obtuvimos datos sobre la incidencia del aborto o sobre las proporciones de nacimientos de embarazos no planeados, algo menos de la mitad (75) tenían datos confiables sobre el aborto en uno o más años. Tres cuartas partes de las mujeres en edad reproductiva vivían en estos 75 países, lo que refleja el hecho de que los países más poblados tienen más probabilidades de tener datos confiables sobre el aborto. También obtuvimos datos de 139 países sobre la proporción de nacimientos que resultan de embarazos no planeados. Así 150 países y territorios, en los que vive el 95 % de la población de mujeres en edad reproductiva, tenían datos confiables sobre uno o ambos indicadores.

Los nacimientos que resultan de embarazos no planeados y los abortos están relacionados, ya que ambos se derivan de la incidencia de embarazos no planeados y la proporción de esos embarazos que terminan en aborto. Por esta razón, creamos un modelo que utilizó los determinantes clave del embarazo no planeado como predictores y, al mismo tiempo, estimó todas las posibles conclusiones de un embarazo. Las diferencias entre países (y dentro de los países a través del tiempo) en la disponibilidad y la calidad de los datos se reflejan en los intervalos de incertidumbre del 80 % y del 95 % publicados con las estimaciones. Con los intervalos del 80 %, hay una probabilidad del 20 % de que el valor real esté fuera del intervalo, con la misma probabilidad (10 %) de que el valor real esté por debajo o por encima de los límites del intervalo. Con los intervalos del 95 %, hay una probabilidad del 5 % de que el valor real esté fuera del intervalo, con una probabilidad del 2.5 % de que el valor esté por debajo del intervalo y una probabilidad del 2.5 % de que esté por encima.

Para validar el enfoque, llevamos a cabo una serie de pruebas. Elaboramos estimaciones excluyendo submuestras aleatorias de los datos subyacentes, así como excluyendo sistemáticamente todos los datos de cada país, uno por uno. Esas pruebas indicaron que el modelo estaba bien calibrado. El modelo agrupó países que se esperaba que tuvieran relaciones similares entre las conclusiones de un embarazo y los predictores. Dado que la disponibilidad y la calidad de los datos pueden diferir sistemáticamente entre estas agrupaciones de países, también evaluamos el rendimiento del modelo para cada una de estas agrupaciones de países. Debido a que no teníamos datos de aborto confiables para confirmar la calibración del modelo para los países en la agrupación de África del Norte y Medio Oriente, no generamos estimaciones de ningún país de esa agrupación. Sin embargo, publicamos estimaciones promedio para las regiones y subregiones a las cuales pertenecen dichos países.

¿Se consultó a los países cuando se produjeron estas estimaciones?

La OMS condujo un proceso de consulta en cada país, dirigido por miembros del equipo de investigación del Programa Especial de Investigaciones, Desarrollo y Capacitación en Investigación en Reproducción Humana (Human Reproduction Programme, HRP) en el cual colaboran el PNUD, el FPNU, el UNICEF y el Banco Mundial. Durante este proceso, el equipo compartió una nota técnica en el idioma correspondiente con las oficinas regionales de la OMS y los puntos focales del país—p. e.j., los ministerios de salud y las oficinas nacionales de estadística. También les proporcionó las estimaciones por su país, así como una lista de todos los datos y fuentes utilizados en el modelo.

Mediante este proceso, el equipo del estudio invitó a personas conocedoras del tema en cada país a comentar sobre los datos que incluimos para su país y sobre la metodología; y, si era posible, a compartir cualquier dato nacional adicional que faltara. También respondió sus preguntas. Los criterios descritos en el protocolo de este proceso determinaron si se debía incluir (y cómo hacerlo) algún dato nuevo en el modelo. Así, este proceso de consulta no implica necesariamente que los países hayan aprobado las estimaciones basadas en el modelo.

¿Cómo se presentan las estimaciones?

Todas las tasas, valores porcentuales y números son promedios anuales para un período de cinco años, y las estimaciones por país están disponibles para seis períodos, desde 1990–1994 hasta 2015–2019. La tasa de embarazos no planeados y la tasa de abortos son las cifras anuales de abortos y embarazos no planeados respectivamente, por cada 1,000 mujeres de 15 a 49 años de edad. Los embarazos no planeados son aquellos que se producen de manera imprevista o que no se desean en absoluto. El número total de embarazos incluye nacidos vivos, abortos y pérdidas fetales.

¿Cómo interpretar las estimaciones?

Estimamos que la tasa de aborto promedio mundial disminuyó en un 12%, de 40 a 35 por 1,000 mujeres de 15 a 49 años de edad, entre los períodos desde 1990–1994 hasta 2000–2004, antes de aumentar en un 11%, a 39 por 1,000, para 2015–2019. Las estimaciones que presentamos son medianas de distribuciones estimadas por modelos de valores posibles; por ejemplo, existe una probabilidad igual (50%) de que la verdadera tasa de aborto promedio global para 2015–2019 fuera menor o mayor que 39 por cada 1,000.

Las estimaciones basadas en modelos para cada país tienen diversos grados de incertidumbre a través del tiempo y entre los indicadores, lo que refleja las diferencias a través de tiempo en la cantidad y calidad de los datos de cada país. A su vez, los promedios mundiales y entre grupos de países—ya sea de los países de una región o subregión, o según los grupos de ingresos del Banco Mundial—reflejan el nivel de incertidumbre en las estimaciones específicas de cada país. Por esta razón, calculamos los intervalos de incertidumbre para interpretar las estimaciones. Por ejemplo, una tasa de aborto promedio mundial para 2015–2019 de 39 por 1,000 mujeres, con el intervalo de incertidumbre del 95% que se extiende de 34 a 46, quiere decir que hay una probabilidad del 95% de que la tasa promedio mundial en este período fuera entre 34 y 46, con una probabilidad del 2.5% de que fuera menor de 34 y una probabilidad del 2.5% de que fuera mayor de 46.

Elaboramos intervalos de incertidumbre para las comparaciones entre países y entre períodos de tiempo. Con tales comparaciones, también calculamos las probabilidades de cambio en la dirección mediana estimada. (Cuando se trata de una estimación positiva, se muestra la probabilidad de un aumento; cuando se trata de una estimación negativa, se muestra la probabilidad de una disminución.) Por ejemplo, la disminución en la tasa de aborto a nivel global de 40 a 35 por 1,000 mujeres desde 1990–1994 hasta 2000–2004, se asoció con la probabilidad del 96% de que hubiera una disminución—es decir, había una probabilidad del 96% de que la tasa de aborto disminuyera, o, en contraste, una probabilidad del 4% de que aumentara. Si comparamos las tasas de aborto promedio globales desde 1990–1994 y 2015–2019 (40 y 39 por 1,000, respectivamente), la probabilidad de una disminución fue del 61%, lo que significa que había una probabilidad del 61% de que la tasa de aborto disminuyera y una probabilidad del 39% de que aumentara durante esas tres décadas. Por lo tanto, hay poca evidencia de que la tasa de aborto difiriera entre 1990–1994 y 2015–2019. Sin embargo, esto no significa que no hubo tendencias importantes en la tasa de aborto promedio mundial durante todo el período de análisis. De hecho, la probabilidad de que la tasa de aborto disminuyera entre los períodos de 1990–1994 y 2000–2004 era del 96%, y la probabilidad de que la tasa de aborto aumentara entre 2000–2004 y 2015–2019 era del 92%.

¿Por qué utilizar estimaciones basadas en modelos cuando se dispone de datos nacionales?

Estas estimaciones basadas en modelos brindan información valiosa adicional a los datos ya disponibles en cada país. Por ejemplo, proporcionan información sobre las tendencias en resultados clave a través del tiempo (desde 1990 hasta 2019), incluidos los datos sobre el embarazo no planeado y el aborto. Muchos países tienen datos confiables sobre algunos indicadores de embarazo pero no sobre otros, y los datos disponibles de muchos países son poco confiables. Porque todas las estimaciones están armonizadas, estas nuevas estimaciones hacen posible la comparación internacional, por ejemplo, comparando un país con otro, o con el promedio regional. Por lo tanto, el modelo proporciona un conjunto más completo e integrado de indicadores de embarazo, y todas sus posibles conclusiones, para cada país.

Países y territorios para los que publicamos las estimaciones nacionales

África

Angola, Benín, Botsuana, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camerún, Chad, Comoras, Congo, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Eritrea, Eswatini, Etiopía, Gabón, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Kenia, Lesoto, Liberia, Madagascar, Malaui, Malí, Mauritania, Mayotte, Mozambique, Namibia, Níger, Nigeria, República Centroafricana, Reunión, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudáfrica, Sudán del Sur, Togo, Uganda, Tanzania, Yibuti, Zambia y Zimbabue

Norteamérica

Canadá y Estados Unidos

Asia

Armenia, Azerbaiyán, Bangladesh, Bután, Camboya, China, Georgia, Hong Kong (China), India, Indonesia, Japón, Kazajstán, Kirguistán, Maldivas, Mongolia, Myanmar, Nepal, Pakistán, Filipinas, República de Corea (Corea del Sur), República Democrática Popular Lao, Singapur, Sri Lanka, Tayikistán, Tailandia, Timor-Leste, Turkmenistán, Uzbekistán y Vietnam

Europa

Albania, Alemania, Bielorrusia, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Chequia, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Federación Rusa, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Montenegro, Macedonia del Norte, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, República de Moldavia, Rumania, Serbia, Suecia, Suiza, Ucrania y Reino Unido

Latinoamérica y el Caribe

Argentina, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guadalupe, Guatemala, Guayana Francesa, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Martinica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago y Uruguay

Oceanía

Australia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Samoa, Islas Salomón, Tonga y Vanuatu

Países y territorios para los cuales no publicamos estimaciones

Afganistán, Antigua y Barbuda, Arabia Saudí, Argelia, Aruba, Austria, Bahamas, Bahréin, Brunéi Darussalam, Chipre, Corea del Norte, Curazao, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Estado de Palestina, Fiyi, Granada, Guam, Guinea Ecuatorial, Irak, Irán, Irlanda, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Israel, Jordania, Kiribati, Kuwait, Líbano, Libia, Luxemburgo, Malasia, Malta, Marruecos, Mauricio, Omán, Qatar, Sáhara Occidental, San Vicente y las Granadinas, Seychelles, Siria, Sudán, Túnez, Turquía, Venezuela y Yemen