Incidencia y tendencias mundiales

  • Se estima que, en el período 2010–2014, ocurrieron unos 56 millones de abortos inducidos cada año a nivel mundial. Esta cifra representa un aumento con respecto a los 50 millones por año observados durante 1990–1994, debido principalmente al crecimiento poblacional.
  • Para el período 2010–2014, la tasa anual de aborto a nivel global para el total de mujeres en edad reproductiva (15–44) se estimó en 35 por 1,000, lo que representa una reducción de la tasa observada en 1990–1994, que fue de 40 por 1,000.
  • La tasa de aborto estimada a nivel global durante el período 2010–2014 fue de 35 por 1,000 para mujeres casadas y de 26 por 1,000 para mujeres solteras.1
  • Las mujeres en las regiones en desarrollo tienen una mayor probabilidad de tener un aborto que las que viven en regiones desarrolladas: 36 versus 27 por 1,000.
  • Entre 1990–1994 y 2010–2014, la tasa de aborto disminuyó marcadamente en las regiones desarrolladas —de 46 a 27 por 1,000— pero permaneció prácticamente sin cambios en las regiones en desarrollo.
  • El número anual de abortos durante el mismo período disminuyó en las regiones desarrolladas, desde cerca de 12 millones a siete millones; en contraste, la cifra aumentó en las regiones en desarrollo, de 38 millones a 49 millones, aunque este cambio es principalmente un reflejo del crecimiento de la población en edad reproductiva.
  • A nivel mundial, la proporción de abortos que ocurren en las regiones en desarrollo aumentó de 76% a 88% entre los períodos de 1990–1994 y 2010–2014.
  • Globalmente, el 25% del total de embarazos terminó en aborto en 2010–2014. Entre 1990–1994 y 2010–2014, la proporción de embarazos que terminaron en aborto disminuyó de 39% a 27% en los países desarrollados, mientras que aumentó de 21% a 24% en los países en desarrollo.1

Incidencia y tendencias regionales

  • La tasa anual de aborto más alta en 2010–2014 ocurrió en el Caribe, estimada en 59 por 1,000 mujeres en edad reproductiva, seguida por América del Sur en 48. Las tasas más bajas ocurrieron en América del Norte, en 17 y Europa del Oeste y del Norte, en 16 y 18, respectivamente. 
  • De todas las subregiones del mundo, Europa del Este experimentó la mayor disminución en la tasa de aborto, de 88 por 1,000 en 1990–1994 a 42 por 1,000 en 2010–2014, lo que correspondió a un aumento en el acceso a anticonceptivos modernos posterior a la disolución de la Unión Soviética.
  • En el período 2010–2014, la tasa de aborto en África se ha estimado en 34 por 1,000 mujeres. Las tasas subregionales oscilan entre 31 en África del Oeste y 38 en África del Norte; las tasas de aborto en estas subregiones han cambiado poco o nada desde 1990–1994.
  • En América Latina y el Caribe, las tasas de aborto subregionales oscilan entre 33 en América Central, 48 en América del Sur y hasta 59 en el Caribe. La tasa regional global casi no ha cambiado desde 1990–1994.
  • En Asia, la tasa promedio de aborto es de 36 por 1,000 mujeres y la mayoría de tasas subregionales se ubican cerca de esta cifra; es más alta, de 42, en Asia Central. La tasa regional ha cambiado poco desde 1990–1994.
     

Seguridad y legalidad

  • El aborto inducido es médicamente seguro cuando es llevado a cabo por personas capacitadas que usan métodos recomendados por la OMS, menos seguro cuando solamente uno de estos dos criterios se cumple, y nada seguro cuando ninguno de los criterios se cumple.
  • De los 56 millones de abortos inducidos que tuvieron lugar cada año durante 2010–2014, se estima que 25 millones (45%) fueron inseguros. En total, 55% de los abortos cada año fueron seguros, 31% fueron menos seguros y 14% nada seguros. 
  • El aborto tiende a ser más seguro donde es permitido en términos legales amplios que en entornos legalmente más restrictivos. También tiende a ser más seguro en países con un ingreso nacional bruto más alto.
  • De las 1.64 miles de millones de mujeres en edad reproductiva en el mundo, el 6% vive en lugares donde el aborto está completamente prohibido y el 37% vive en lugares donde es permitido sin restricciones en cuanto al motivo. La mayoría de las mujeres viven en países cuyas leyes se ubican entre estos dos extremos.
  • Entre los años 2000 y 2017, 33 países ampliaron las circunstancias bajo las cuales el aborto es permitido legalmente.
  • Las tasas de aborto son similares en los países donde el aborto está fuertemente restringido y donde está permitido en términos legales amplios. La tasa de aborto es de 37 por 1,000 mujeres en países que prohíben el aborto totalmente o que lo permiten solamente para salvar la vida de la mujer, y de 34 por 1,000 en países que permiten el aborto sin restricciones en cuanto a la razón, una diferencia que no es significativa.
  • Los altos niveles de necesidad insatisfecha de anticoncepción y de embarazos no planeados ayudan a explicar la prevalencia del aborto en países con leyes de aborto restrictivas.

Aborto inseguro y sus consecuencias 

  • La seguridad de los servicios de aborto inducido se ha mejorado a lo largo de la última década con la ampliación de los criterios legales y un aumento en el uso del aborto con medicamentos. Sin embargo, las directrices de seguridad de la OMS mencionadas anteriormente con frecuencia solo se cumplen de forma parcial en entornos legalmente restrictivos, lo que resulta en procedimientos menos seguros. Aun así, esto es una mejora respecto a los procedimientos nada seguros.
  • El tratamiento de complicaciones también se ha mejorado con la actualización de las directrices para la atención postaborto. Sin embargo, las complicaciones de los abortos inseguros todavía son comunes en las regiones en desarrollo, donde el aborto sigue estando fuertemente restringido. Las estimaciones para 2012 indican que 6.9 millones de mujeres en esas regiones (sin incluir Asia del Este) recibieron tratamiento por complicaciones de abortos inseguros, lo que corresponde a una tasa anual de aproximadamente siete mujeres tratadas por 1,000 mujeres en edades de 15–44. Sin embargo, estimaciones (basadas en una muestra de 14 países) sugieren que, en promedio, 40% de las mujeres que experimentan complicaciones nunca reciben tratamiento.
  • En 2014, el costo anual de proveer atención postaborto en las regiones en desarrollo fue de 232 millones de dólares estadounidenses.
  • Según estimaciones recientes, por lo menos el 8% de las muertes maternas a nivel mundial se deben a abortos inseguros; al menos 22,800 mujeres mueren cada año debido a complicaciones de abortos inseguros.
  • Casi todas las muertes relacionadas con el aborto ocurren en los países en desarrollo; el mayor número ocurre en África.

Embarazo no planeado y necesidad insatisfecha

  • Se estima que 214 millones de mujeres tienen una necesidad insatisfecha de anticoncepción moderna en las regiones en desarrollo; es decir, desean evitar un embarazo pero no practican la anticoncepción o están usando métodos tradicionales, los cuales son menos efectivos que los métodos modernos.2
  • La mayoría de mujeres que recurren al aborto lo hacen porque quedan embarazadas sin la intención de hacerlo en ese momento. En los países en desarrollo, el 84% de los embarazos no planeados ocurre entre mujeres que tienen una necesidad insatisfecha de anticoncepción moderna. Por lo tanto, satisfacer esa necesidad es una estrategia importante para reducir los embarazos no planeados, así como los abortos o nacimientos no planeados que generalmente ocurren como consecuencia.2
  • Durante el período 2010–2014, se estima que 99 millones de embarazos no planeados ocurrieron cada año en el mundo. De estos, más de la mitad (56%) terminaron en aborto.
  • Entre 1990–1994 y 2010–2014, la tasa global de embarazos no planeados disminuyó de 74 a 62 por 1,000 mujeres como resultado de un mayor uso de anticonceptivos modernos.